Real or fake influencers

As the years pass, deeper changes take place between my generation and younger generations old enough to have a presence in the social showcase. A showcase more and more available to anyone with the kind of grace that requires the type of audience that is addressed. I wonder if these differences remain on the surface with ways of relating or how to dress, adorn and enjoy or go further. One notices a certain dizziness around but inevitably does not pay too much attention because it is sufficiently protected by its generation, its preoccupations, its means of communication, its art, its books and its music.

A few days ago I had news of the publicity video from Spain that contrasts two ways of being influential in this moment of transit in which the new generations do not drink of the precedents, but of their own spontaneity. The video is causing a certain stir in the networks. First watch the great video made by Lara Boto for BlinkLearning (an educational web):

I do not believe that anyone in their right mind will reject their educational stage. Just because they could compare with other young people without an education to observe the difference between schooling and not. However, schooling to be imposed produces in many young people an undeserved rejection. It is because the existence of a virtual dimension where they receive the message of absolute unconcern, complete dissolution in crude humor, jumps and grimaces. It is not strange that they find so attractive in a period of their lives so complicated. To understand what I mean see this PewDiePie video a youtuber and, of course, influencer that has almost 52 million followers:

pewdiepie-ii

https://www.youtube.com/user/PewDiePie

But there are two aspects that most of the youngsters emphasize in the networks: one is that of experience, subjective or not, with bad teachers and two, the fact that in networks they clearly receive the message that they stay true to themselves.

Young people seems to consider good the teaching that receives from the teachers but, mind! Are working for a “square and crushing” society, while the youtuber “teach me to accept and value myself as I am” and “free you, make you feel comfortable regardless of your scores, way of thinking, how you look like …“. It is not clear to me whether they reject the formal education or send the message that it is ruthless with their feelings.

It does not seem difficult to harmonize both processes. On the one hand, having real life skills and being able to exchange performances with society and, on the other hand, dedicating your free time to be happy the way you want. You could also look for ways to be happy by learning or learning by being happy. Of course if the conventional teaching is destroyed the students’ self-esteem something is wrong. But I also think that not one of the 52 million followers of PewDiePie will keep for a long time that watching those videos learn something useful to get a job. I certainly do not argue that they are fun for a certain age, but I doubt that they will reach the 40 years old hooked to them. If so, it would also have to say that something is wrong.

The worst thing about training for work is that it has to be produced at a certain age, just the one in which you have the most energy to enjoy the crazy, the transgressive, that allows you to socialize with those of your generation. But young people should not forget that they will stop being it and other necessities will occupy their time. Needs to be covered will require the skills that teachers teach. Among them, is none more important than the one to develop a critical thinking that prevents that “the old people” pull their legs and not exactly in the school or the university, but in the politics or in the companies. By the time the difficulties arrive, they must be armed with useful skills, such as computer science or the ability to calculate, but also the appropriate attitude towards the arrival of strangers, resistance to the lowering of wages, rejection of contempt for effort studying long years and the ability to respect others. If, today, you do not have this with some teachers, you have to demand it.

Young people should not forget that all technology, not its use, but its conception, design and development is a result of what is learned in school and universities. The same happens with the fabrics they wear or the lights of their places of leisure. It’s all a result of the smart tuning of people who went through school and college in most cases. Let no one pull the example of Steve Jobs that is absolutely exceptional. And yet it was Robert Palladino’s lessons at Reed College that inspired the originality of Apple’s letters types in the future. The rest of the thousands of code creators have needed to be more than great self-taught.

In short, all generations have gone through this. We have studied pushing while we were attracted to the sport or the gang of friends. Today, young people have opened a window similar to Aleph de Borges, which forces them to exercise supreme discipline, because despite the gentle slope that offers all the needs of adolescents it is necessary to make room to look for a place at the sun in society even if it is “square and crushing“. Greater reason to work on change it. Surely the young will find the way, but miss the shot if directed to the teachers, a class of people whose importance is only noticeable when they are not or have not been in your life. Likewise, conventional education will be wrong if it disregards the interests of the adolescents in charge. A very complicated stage of life from which you can come out loving knowledge and life or deeply hurt.

.

Influencers reales o ficticios

A medida que pasan los años se interponen cambios más profundos entre mi generación y las generaciones más jóvenes con edad suficiente para tener presencia en el escaparate social. Un escaparate cada vez más al alcance de cualquiera con el tipo de gracia que requiere el tipo de público al que se dirige. Me pregunto si estas diferencias se quedan en la superficie con las formas de relacionarse (desaparición del usted por ejemplo) o el modo de vestirse, adornarse y disfrutar o van más allá. Uno nota un cierto vértigo alrededor pero, inevitablemente, no presta excesiva atención porque está suficientemente protegido por su generación, sus preocupaciones, sus medios de comunicación, su arte, sus libros y su música.

Hace unos días he tenido noticias del vídeo publicitario en el que se contrastan dos formas de ser influyente en este momento de tránsito en el que las nuevas generaciones no beben de las precedentes, sino de su propia espontaneidad. El vídeo está provocando un cierto revuelo en la redes. Primero vean el magnífico vídeo que Lara Boto preparó para BlinkLearning (un portal educativo):

Un influencer es una persona que cuenta con credibilidad social por su éxito en las redes sociales. Algunas marcas comerciales los utilizan como vehículo de su publicidad de forma más o menos encubierta. El vídeo trata de destacar la influencia no advertida por cotidiana de los profesores sobre millones de niños y jóvenes. Es evidente el contraste entre la chispeantes primera parte y la formal y convencional segunda. Se contrastan dos formas de ser influyente para los jóvenes.

No creo que nadie en su sano juicio rechace su etapa educativa, porque no tendría nada más que compararse con otros jóvenes de entornos menos propensos a la formación de sus hijos para observar la diferencia entre escolarizarse y no. Sin embargo, la escolarización al ser impuesta produce en muchos jóvenes un rechazo inmerecido, pero es que la existencia de una dimensión virtual donde reciben el mensaje de la despreocupación absoluta, la disolución completa en la sal gruesa, los saltos, las muecas no es extraño que les resulte tan atractiva en un periodo de sus vidas tan complicado. Para entender a qué me refiero véase este vídeo del Rubius un youtuber y, por supuesto, influencer que cuenta con casi 23 millones de seguidores:

Pero hay dos aspectos que las mayoría de los jóvenes destacan en la redes: uno es el de la experiencia, subjetiva o no, con los malos profesores y dos, el hecho de que en las redes reciben claramente el mensaje de que sean fieles a sí mismos. Sirva como ejemplo este texto tomado de twitter:

influencer

El texto es paradójico porque parece considerar buena la enseñanza que recibe de los profesores pero, ¡ojo! están trabajando para una sociedad “cuadrada y aplastante“, mientras que el youtuber “me enseñan a aceptarme y valorarme tal cual soy” y “te liberan, te hacen sentir cómodo sin importar tus notas, manera de pensar, aspecto…”. No me queda claro si rechazan la formación o mandan el mensaje de que es despiadada con sus sentimientos.

No parece difícil armonizar ambos procesos. El de, por una parte, tener competencias para la vida real y poder intercambiar con la sociedad desempeños y, de otra parte, el dedicar tu tiempo libre a ser feliz del modo que te plazca. También se podría buscar el modo de ser feliz aprendiendo o aprender siendo feliz. Desde luego si en la enseñanza convencional se destruye la autoestima de los alumnos algo va mal. Pero también creo que ni uno de los 23 millones de seguidores del Rubius mantendrá mucho tiempo que viendo sus vídeos se aprende algo distinto a pertenecer a una generación absolutamente distinta a la de tus padres. Yo desde luego no discuto que sean divertidos para cierta edad, pero dudo que se alcancen los 40 años enganchado a ellos. Si fuera así, también habría que decir que algo va mal.

Lo peor de la formación para el trabajo es que se tiene que producir a cierta edad, justo aquella en la que se tiene más energía para disfrutar lo disparatado, lo transgresor, los que te permite socializarte con los de tu generación. Pero los jóvenes no debe olvidar que dejarán de serlo y otras necesidades ocuparán su tiempo. Necesidades que para ser cubiertas requerirán de las habilidades que los profesores enseñan. Entre ellas ninguna más importante que la de desarrollar un espíritu crítico que impida que “los mayores” les tomen el pelo y no precisamente en la escuela o la universidad, sino en la política o en la empresa. Para cuando lleguen las dificultades tienen que estar armados de capacidades útiles, como la informática o la capacidad de cálculo, pero también de la actitud humanamente adecuada ante la llegada de extraños, la resistencia a la bajada interesada de salarios, el rechazo del desprecio por el esfuerzo estudiando largos años o la capacidad de respeto a los demás. Si, hoy en día, no tenéis esto con algunos profesores, hay que exigirlo.

Los jóvenes no debe olvidar que toda la tecnología, no su uso, sino su concepción, diseño y desarrollo es resultado de lo que se aprende en la escuela. Igualmente ocurre con los tejidos que visten o la luces de sus lugares de ocio. Todo son resultados del afinamiento inteligente de gente que antes pasó por la escuela y la universidad en la mayoría de los casos. Que no tire nadie del ejemplo de Steve Jobs que es absolutamente excepcional. Y aún así fueron las lecciones de Robert Palladino en el Reed College las que inspiraron la originalidad de los tipos de Apple en el futuro. El resto de los miles de creadores de códigos han necesitado ser algo más que geniales autodidactas.

En fin mates, todas las generaciones hemos pasado por esto. Hemos estudiado a empujones mientras nos atraía el deporte o la pandilla de amigos. Hoy en día a los jóvenes se les ha abierto una ventana parecida al Aleph de Borges que los obliga a un ejercicio supremo de disciplina, pues a pesar de la suave pendiente que ofrece a todas las necesidades de los adolescentes es necesario dejar sitio para buscar un lugar al sol en la sociedad aunque sea “cuadrada y aplastante“. Seguro que los jóvenes encontrarán la forma, pero errarán el tiro si lo dirigen hacia los profesores, una clase de personas cuya importancia sólo se nota cuando no están o no han estado en tu vida. Igualmente, la enseñanza convencional se equivocará si desprecia los intereses de los adolescentes a su cargo. Una etapa de la vida muy complicada de la que se puede salir amando el conocimiento y la vida o profundamente herido.

 

 

Ociosos

15 Ago 2011

¿Qué extraño encantamiento produce el efecto de que la mayoría de la gente considere un ocioso a quien no tiene trabajo y, por el contrario, un industrioso al que vive de su capital, aunque sea heredado? ¿Por qué extraño proceso mental, muchos rechazan al pobre y, al mismo tiempo, consumen con deleite las noticias sobre ricos? El rico es la imagen de lo que aspira a ser y el pobre la de lo que odia. El ocio del rico no se prohíbe para que esa licencia nos espere cuando nos toque llegar a su disfrute. Y el caso es que algo nos dice que no hay sitio para todos en el cielo de los ricos (cuya puerta no es el ojo de una aguja). Se soporta mejor la espera de lo que es improbable que llegue teniendo presente la imagen del disfrute. Es un estímulo para perseguir y esforzarse. Una carrera inútil hacia ninguna parte. Sería mejor aceptar una solución de dignidad pactada cuyo soporte material tendría que estar basado en la eliminación de los abusos de los tenedores de capital. ¿Se les podría pedir (obligar) a que en este momento prestaran el dinero al 3 % como máximo? Quizá no podrían soportar la situación y se suicidarían ingiriendo un mazo de billetes de 500 euros con la ayuda de un whisky Highlands de 25 años.

El mercado espiritual

09 Ago 2011

Escuchando al jugador del Villarreal Santiago Cazorla decir que comprendía que su club los traspasara a otro usando la expresión “estoy conforme con que me vendan” ya no me queda ninguna duda. Hemos internalizado que somos mercancias. Ahora argumentar es vender algo. Cuando se rompe una relación se vuelve “al mercado”. Hay un mercado para cada dimensión de la vida. Estamos a la espera del mercado espiritual. Aquel en el que se ofrezcan o demanden sentimientos. No se entiende que en un determinado pliegue de la vida se ofrezca y se demande no implica que haya un mercado. ¡Qué estúpida reducción! Supongo que las leyes termodinámicas con sus constancias implican mercados de materia y energía, o algo así, ¿no? y, quizá, que hay un mercado de la política donde se ofrecen y demandan mentiras. En el futuro los jóvenes acudirán al mercado sentimental y apretados a su pareja musitarán apasionadamente: ¿tu compras o vendes?

Villacañas años setenta

09 Ago 2011

Tendría yo veintidós años o así. Era un joven técnico deseando tener trabajos de responsabilidad cuando una mañana me llamó el jefe del estudio de arquitectura donde trabajaba como calculista de estructuras. En su despacho había un hombre hirsuto con la piel quemada de largas exposiciones al sol con un cigarro liado colgando en la comisura de los labios. Llevaba traje y corbata aunque las solapas delataba su falta de modernidad (las solapas eran estrechas y no era entallado). Rafael me lo presentó: “- fulano, gerente del circo XYZ”. “Usted dirá, dije educado (ya era pobre entonces)”. “Bueno, me han dicho que usted es la persona que busco”. “Usted dirá, dije impaciente, pues me esperaban los detalles de armado del edificio Príncipe”. “El circo XYZ, dijo encampanado, ya sabe, el más importante del mundo, viene a ABCITY y necesitamos un certificado de la seguridad de las instalaciones para que el Ayuntamiento de licencia de apertura”. “Estupendo, dije yo ilusionado (era un circo y yo estaba más cerca de la infancia que de mi edad actual), dígame dónde lo han instalado que vaya a realizar la inspección”. El gerente del circo XYZ me miró como si fuera un lunático (hacía pocos años que la NASA había llegado a la luna y debió pensar que me vine de allí como polizón en el módulo lunar). “Pero, dijo, el circo no llega hasta la semana que viene. Yo me adelanto para que todo el papeleo esté listo en ese momento”. “Papeleo” quería decir en su argot que el informe de seguridad del circo era un papel que debía redactarse una semana antes porque mi intervención era superflua, solamente un trámite. Como era joven era digno (creo que era un 15 de mayo aquel día) y me mostré ídem. “Ni hablar, yo no redacto un informe si no puedo inspeccionar las instalaciones y hacer las comprobaciones correspondientes”. Ahí acabó la conversación. Me dio la mano de nuevo (ahora le sudaba ) y se fue. Una semana después el circo se inauguró y, ya me aseguré, tenía la licencia de apertura, cuya emisión el ayuntamiento no proporcionaba antes de cinco días. Después de los accidentes se oye decir a los responsables municipales que “revisado el expediente, toda la documentación estaba en regla”. Sugiero que, en estos casos, se comprueben las fechas de emisión de los informes y de la licencia. También se escuchará decir que “son hechos lamentables pero esporádicos”. Claro, pero la seguridad convencional está en torno a un caso por millón más o menos. Por cierto, he oído decir que en Villañacas ha ocurrido en estos días un accidente ferial con cuatro muertos.

Tottenham financiero

08 Ago 2011

Delincuencia oportunista, grandes destrozos económicos, coordinación para el saqueo de bienes. ¿A que parece que hablamos de Tottenham?. No es extraño pues son comentarios cogidos al vuelo en las noticias sobre las revueltas en Londres. Pues no, todos estos juicios también se aplican sin cambiar una coma al efecto de los mercados finacieros. Pero aquí no hay policía. Al contrario, se trata con dulzura al infractor, al maquinador de operaciones criminales para los países víctimas de sus manejos, que opera en un local clandestino en la que la policía no entra porque, como se veía en las películas sobre la delincuencia en los años treinta, saben que el alcalde está dentro. Los políticos admiran su astucia y destreza haciendo subir y bajar los precios de las cosas. Porque tiene que ser admiración lo que nuestros gestores sienten por estos nuevos corsarios, dado que no se atreve a legislar para regular su comportamiento. Otra explicación es que no saben los efectos de la regulación que todos esperamos. Y al oído le soplan (en dos tardes) que es mejor dejar que la codicia, paradójicamente, traiga bienestar al neutralizarse los codiciosos unos a otros. Vana esperanza, no aprenden. Vivir en sociedad es regular y modular continuamente. La exacerbación de la libertad es un abuso cuando sólo se aplica al dinero y es un síntoma de incapacidad gestora. Es también un síntoma de pereza ante la complejidad. Para el financiero es fácil, sólo tiene que tomar decisiones más o menos intuitivas con dos palancas: oferta y demanda. Cuando se regula hace falta honestidad de los gestores, vigilancia inteligente, dinamismos técnico. Es decir, todo lo contrario a la complacencia de dejar que la ambición sin faja resuelva nuestros problemas y llene las arcas de las administraciones. ¡Ah! Creo que lo bárbaros de Tottenham deber ser reprimidos TAMBIÉN.