El mercado espiritual


09 Ago 2011

Escuchando al jugador del Villarreal Santiago Cazorla decir que comprendía que su club los traspasara a otro usando la expresión “estoy conforme con que me vendan” ya no me queda ninguna duda. Hemos internalizado que somos mercancias. Ahora argumentar es vender algo. Cuando se rompe una relación se vuelve “al mercado”. Hay un mercado para cada dimensión de la vida. Estamos a la espera del mercado espiritual. Aquel en el que se ofrezcan o demanden sentimientos. No se entiende que en un determinado pliegue de la vida se ofrezca y se demande no implica que haya un mercado. ¡Qué estúpida reducción! Supongo que las leyes termodinámicas con sus constancias implican mercados de materia y energía, o algo así, ¿no? y, quizá, que hay un mercado de la política donde se ofrecen y demandan mentiras. En el futuro los jóvenes acudirán al mercado sentimental y apretados a su pareja musitarán apasionadamente: ¿tu compras o vendes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.