Al final del siglo XIX la arquitectura rusa se encuentra dividida entre el gusto clásico del statu quo estético de San Petersburgo y el lento desarrollo del movimiento del Nuevo Romanticismo. Movimiento que comienza en 1838 con Konstantin Thon y su palacio neo bizantino del Kremlin:

Objetividad 2
Palacio del Kremlin. Konstantin Thon. Moscú 1838

Ese movimiento favorece a final del siglo la aparición de los arquitectos Neo Rusos como Shekhtel y su modernismo.

Objetividad 1
Ryabushinsky Mansion. F.O. Shekhtel. Moscú 1900

El movimiento oscila entre el eclecticismo de Shchusev en la estación Kazán:

Objetividad 3
Estación de Kazán. Shchusev. 1913

a la brillantez de la Galería Tretyakov de Víktor Vasnetsov, que Frampton considera comparable con la Casa Ernst Ludwig de Olbrich:

Objetividad 4
Galerías Tretyakov. Viktor Vasnetsov. Moscú 1905

Entre tanto, la ingeniería rusa va incorporando las tecnologías del acero y el cristal, como hace el ingeniero Valentín Zhukov con el techo de las Galerías Pomerantsev y la torre de radio ligera de 1926.

Objetividad 5
Torre de Radio. Zhukov. Moscú 1926

Al principio de la Gran Guerra en 1914 había dos corrientes estéticas en Rusia: los que postulaban una síntesis no utilitaria transformadora de la vida cotidiana en la utopía milenarista de la poesía de Kruchenykh and Malevich y los que proponían Alexander Bogdanov y su utopía tecnológica que, por cierto, fue el que propuso las transfusiones de sangre para prolongar la vida que tan en boga está ahora entre los nuevos y jóvenes millonarios, lo que le costó la suya por aceptar para sí la sangre de un joven con malaria. Los soviéticos, tras la revolución de octubre de 2017, tratan de encontrar una estética híbrida con estas dos culturas. En 1920 se crean dos instituciones para ordenar los estudios de arquitectura: El Instituto de Cultura Artística y la Escuela de Gran Arte y Estudios Técnicos (Vkhutemas). En el nuevo estado se promocionan los debates artísticos con artistas de la altura de Malevich y Kandinsky. El primero funda la escuela Suprematista.

Objetividad 14
Pintura suprematista. Malevich. 1915
Objetividad 6
Silla de Tatlin

Entre tanto, se desarrolla un arte gráfico que hace posible la comunicación de la ideología revolucionaria. Es una época altamente propagandista. Frampton sugiere que hay una influencia de los movimientos de la Vkhutemas en la Bauhaus. Y menciona, en especial, el caso de Breuer y su silla Wassily, así como la de tantos arquitectos occidentales que diseñaron sillas en esos años. En efecto, el arquitecto ruso Vladimir Tatlin había desarrollado diseño de sillas con nuevos materiales que tienen el aire de los desarrollos posteriores de Le Corbusier o Mies.

Objetividad 7
Maqueta Torre monumental para la III Internacional. Tatlin 1920

El más destacado de los arquitectos de la época es, precisamente, Tatlin que diseña el monumento a la Tercera Internacional como una columna de enrejado de acero en forma de hélice de 400 metros de altura. Esta torre anticipó las dos tendencias de las vanguardias rusas de la arquitectura. Una de ellas surge en el propio Vkhutemas con un profesor (Ladovsky) formalista que postula una nueva sintaxis plástica, basada en las leyes de la percepción humana. La otras es la visión materialista que, en 1925, lidera el arquitecto Moisei Ginzburg.

Una losa gravitaba sobre la capacidad de los artistas rusos en general, de la que no escapaba la arquitectura. Era la necesidad del nuevo régimen de tener una expresión estética acorde con los nuevos valores del país. A tal fin Ladovsky intenta propagar sus puntos de vista creando la Fundación de los nuevos Arquitectos (ASNOVA) con profesionales que ya colaboraban en Vkhutemas. Sus mejores logros se producen cuando se les unen los arquitectos Lissitzky  y Melnikov. Éste último sintetiza las posibilidades de la arquitectura soviética con el pabellón para la Exposición de las Artes Decorativas de París en 1925.

Objetividad 8

Un edificio basado en la abstracción, sencillo y sin ornamento para representar a la URSS, que quería presentarse tanto como vanguardia políticas como estética. Grandes ventanales atravesados diagonalmente por una escalera exterior. La cubierta son estructuras entrecruzadas proporcionando movimiento a una estructura estática. Obviamente el edificio era provisional y fue desmontado al término del evento. La capacidad de la arquitectura para expresar la nueva era se extendió a los proyectos de viviendas y la concepción de rascacielos, que siguiendo el ejemplo americano, tuvieran “formas socialistas”. Lo que intentó Lissitzky con su Wolkenbügel:

Objetividad 9
Recreación. Wolkenbügel. Lissitzky. Moscú 1924

Un proyecto de estética actual que contrasta con los signos mecánicos de los primeros años del siglo XX. Pero la muerte de Lenin en ese mismo año de 1924 trajo con los nuevos dirigentes nuevas interpretaciones de las formas plásticas “realmente socialistas”. Para empezar se cuestionó que el monumento funerario de Lenin se concibiera desde los presupuestos constructivistas, que podían representar a la nación en una Feria, pero no en la dramática expresión del dolor por la desaparición del líder. Tampoco se consideraba adecuado un neo-clasicismo por sus connotaciones idealistas. Se usó el constructivismo en sus aspectos más prácticos para un mausoleo provisional de madera, mientras se preparaba el definitivo en piedra siguiendo las formas de una tumba tradicional de la Asia tártara. Pasada la fase mítica con la muerte de Lenin, los problemas prácticos afloraron. En especial, la necesidad de renovar y acrecentar el parque de viviendas. Las nuevas generaciones de arquitectos consideraron su deber prescindir de las preocupaciones formalistas y abordar patrioticamente los problemas de la nación. Así, frente a ASNOVA se creó la OSA (Asociación de Arquitectos Contemporáneos) con el liderazgo de Ginzburg.

Objetividad 13
Primera conferencia de la OSA. 1929

La asociación aceptaba la membresía de ingenieros o sociólogos como colaboradores necesarios para acertar en la respuesta a las necesidades. Se buscaba que el arquitecto dejara de ser un formalista y fuera primero un sociólogo, después político y, finalmente, arquitecto. Las ideas de OSA se difundieron a través de la revista Sovremennaya Arkhitektura (Arquitectura Contemporánea) en 1926. En su cuarto número proponían una encuesta internacional sobre la pertinencia de la construcción de bloques con tejado plano. Encuesta que dirigían a Behrens, Le Corbusier y Taut. Empezaron, también, los estudios para elaborar programas para la nueva vivienda socialista. En 1927 lanzaron una nueva encuesta internacional sobre la forma más adecuada para los bloques de viviendas. Recibieron respuestas y las incluyeron en sus reflexiones para diseñar competitivamente viviendas colectivas atendiendo también las ideas de los falansterios de Fourier. El resultado inspiró a Le Corbusier en su Ville Radieuse.

Objetividad 12
Maqueta de duplex de viviendas socialistas. Ivanov y Levinsky. 1927

El fracaso de OSA para proporcionar un modelo de ciudad, se vio acentuado por la llegada al poder de Stalin y la consiguiente extensión de una paranoia política que se extendió por todo el país y volvió muy peligrosa la vida de todos. El resultado fue la práctica desaparición de la arquitectura de vanguardia en la URSS, matando todo tipo de creatividad. Finalmente, fue la vuelta al historicismo del que ahora, casi un siglo después, está saliendo Rusia con un vuelco dramático hacia la arquitectura que se ha encontrado al despertar de la pesadilla.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.