La crisis es una oportunidad (para unos pocos)


20 Nov 2011

“Hay que comprar cuando la sangre corra por la calle” dijo uno de los barones de Rochild. No hace falta llegar tan lejos. Con comprar cuando se pincha una burbuja es suficiente, porque en ese acto te apropias a bajo precio del esfuerzo futuro de muchos ciudadanos-polilla que quedaron atrapados en la luz cegadora de la propaganda generalizada. Una propaganda que desplaza los valores de ahorro y prudencia por los de deuda y arrojo. Hay, incluso, quien vive de convencer de que la incertidumbre generalizada es una oportunidad para hacer negocio. Y tienen razón. Cuando la toma de decisiones es difícil porque los datos oscilan violentamente, es el momento de ponerse en manos de la diosa fortuna apostando todos por algo y así alguien ganará dándole la razón la profeta (que gana siempre). Es algo así como si veinte adivinos pronosticaran quién va a ganar la liga de fútbol. Como es natural uno de ellos sería un adivino estupendo y disfrutaría de esa condición una temporada entera. Pues eso pasa con toda la ideología económico-liberal, que al exaltar el individualismo de las acciones garantiza que “algunos” ganarán mucho dinero. Es decir, también garantizan que “mucho” lo perderán. Pero las decisiones las tomamos los individuos y, claro, quién puede impedir que tengamos la ilusión de que seamos los afortunados?. Por eso se crean las burbujas a caballo de analistas, contertulios y programas sobre bolsa, que hace creer al común que él también es un inversor. Me puedo imaginar la risotadas en los clubes financieros cuando vean a los ciudadanos acudiendo vía Internet en manada a “parquet” virtual a perder su dinero en medio de los vaivenes provocados por los muy hijos de Goldman. ¿Cuándo aprenderemos? quizá ahora que hemos hecho un máster de economía para tontos en dos años (120 ECTS). ¿Cuándo surgirán asociaciones civiles que canalicen políticas de consumo que pongan en solfa a multinacionales y despisten a los Paulson y su camada?. ¿Cuándo vendrá nuestros Pericles, los que merecemos y necesitamos para tiempos cruciales para nosotros y y planeta exhausto? La gran mentira desvelada es que la codicia individual corre en la misma dirección que los intereses de la Humanidad. Ya enterramos el fascismo y el comunismo ahora, “cueste lo que cueste, nos cueste lo que nos cueste” (que gran frase para una traición) hay que ir por el capitalegoísmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.