Todos somos financieros


13 Sep 2011

En los años del boom todas las emisoras tenían en hora de máxima audiencia programas con información económica. Supongo que algunos pardillos estaban al tiempo en sus ordenadores haciendo compras de Tokio o Nueva York, desde sus casas o bien atendían ofertas para suscribir hipotecas multi divisa, mientras otros simplemente suscribían hipotecas que no podrían pagar con bancos que lo sabían de antemano y agravaban el problema valorando la garantía por encima de valor. Es decir, se había extendido el marxismo, en el sentido irónico de que la economía abandonaba su lugar en el sótano para entrar en casa y quedarse en el salón de estar. La gente ya no hablaría de comprar cosas sino de invertir, incluso se llegó a escuchar que en caso de haber pagado la hipoteca de tu casa, debías, en pura racionalidad económica , hipotecarte de nuevo para invertir en negocios en una espiral que crearía un apasionante vértigo de ciudadanos dinamizadores de la economía que produciría riqueza sin cuento. Perdón, no sin cuento, con cuento, mucho cuento o, en otros términos, mucha trola, porque como ya no hay ciudadanos, sino inversores, ya no se habla de casas para vivir, sino de vehículos de nuestra riqueza. Todo es mercado, la gente no vive, se transforma en mercancía alegremente. Se ha instalado una mentalidad, vendida desde los medios de comunicación, según la cual dependemos de la confianza de los mercados. Confianza que los inversores distribuyen según extraños algoritmos (falsos) a empresas y estados. Ahora también a nosotros como paquetes de factores productivos. Olvídese de vivir, eso se ha acabado. Usted debe comerciar. Usted no es un ser humano, usted es un factor de dinamización económica que, si se queda en el camino, es porque su debilidad lo incorpora a la natural generación de residuos que todo proceso conlleva. Deje de hablar de cultura en sus charlas con los amigos. Usted Ya no somos ciudadanos. Todo somos comerciantes, todos somos financieros a mayor beneficio de los inventores del casino en que se ha convertido el mundo. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .