Adiós CNN+, ¡Hola mercados!

31 Dic 2010

Iñaki, tan oportuno, puso un nocturno para la vibración del aire que debía acompañarlo en la despedida. Es el final de una propuesta que la sociedad española ha rechazado, la de televisión de calidad pagada directamente por la audiencia. De sobra sé que la CNN+ era gratuita, pero formaba parte de un proyecto en el que usuario sostenía directamente el sistema de producción de contenidos de alta calidad periodística para la información y de contenidos para la cultura. Los españoles gustamos del engaño y hemos preferido que sea la publicidad quien oriente nuestros sueños. La publicidad, esa extraña forma de círculo viciado que nos dirige tirando del ronzal de los deseos inventados. Y esto no ha hecho más que empezar, que el neuromarkenting asoma las orejas y pronto no sabremos el porqué de nuestras pulsiones apabullados por una disolución de la verdad en medio de ecos verosímiles pero falsos. Un proyecto de calidad elegida que se refugia ahora en el Canal+ y el Canal Satélite y veremos a ver lo que dura. Hemos perdido. Llega la noche oscura de las Fox y los Murdoch. Un medievo de charlatanes y malabaristas, de corrupción tan diluida que parecerá virtud. No pierdo la esperanza, por el carácter cíclico de las aventuras humanas, de que se dé el regreso de un nuevo impulso de justicia y de verdad (la que está a nuestro alcance), pero sí de verlo. Dos convulsiones recientes (vividas por nuestra generación) crearon el espejismo de un cambio radical: la caída del muro de Berlín, como final de la tiranía voluntarista y la crisis económica como final de la satrapía económica. De las dos sale reforzado lo peor del ser humano revestido por los publicistas de energía dionisíaca y vitalidad genuina frente a la blandura de la compasión y la inteligencia aplicada a los problemas del ser humano. El Ex-tado del Bienestar se deforma retóricamente, primero, en estado de pereza y, después, se ataca con el cinismo más desvergonzado de la derecha y con la ingenuidad más débil o cómplice para aceptar los hechos consumados de la izquierda. Ser malo es divertido, por eso yo soy de esos raros que no le gustan los juegos malsanos de las consolas, tecnología que bien podría aplicarse a la educación tan necesitada como está de una verdadera revolución cognitiva y moral. Sí, hemos perdido, pero provisionalmente, volveremos reencarnados en los jóvenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s