¡Era mentira!


18 Mar 2009

La tercera generación de neoliberales (los de Tacher y Reagan) creían o hicieron creer que era necesario favorecer la riqueza de unos pocos para asegurar la prosperidad de unos muchos. Pues ha sido mentira en el sentido profundo que le dan al término los pragmatistas: es mentira porque ha fracasado. Un engaño, un laberinto de espejos en el que todos hemos visto nuestra imagen con trajes de alpaca y cuello de camisa mirando hacia atrás rodeados de corbatas llamativas junto a trajes de diseño compitiendo en los ayuntamientos y los parlamentos. Un engaño que ha sido posible por el poder ilusionista del color, la tersura y la transparencia que la tecnología posibilita. Pantallas de plasma para el engaño, edificios de superficies pulidas para la conspiración de la codicia. ¿Burbuja inmobiliaria? ¡qué tontería! ¡pobre construcción!, burbuja planetaria, estupidez global. Con un resultado abrumador: el futuro de nuestro hijos comprometido por habernos comido el planeta por los polos para transformar su energía, conservada durante evos, en tonterías sin remisión y en residuos repulsivos. Y como metáfora el golf. Un deporte que consiste en “meter una bola” (una trola, habría que decir) en un agujero (el de nuestra boca abierta de papanatas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.